Diciembre es un mes de preguntas y respuestas grandes, donde el Kairós (el momento oportuno) aparece con fuerza para observar atentamente las acciones del año y los resultados alcanzados.

Al término del año es común evaluar lo que se hizo o se dejó de hacer. Toda acción genera un impacto, ya sea bueno o malo, y diciembre es el mes preferido para chequear el logro de las expectativas.

Diciembre pone a prueba el propio desempeño y la capacidad de diseñar un futuro mejor. Pone a prueba las nuevas y antiguas relaciones, los sueños logrados y los pendientes. En diciembre se dibujan los grandes planes para el año que viene.

Llamaría a diciembre “el metames”, “el gran plan”, o “el examen”. Al último mes de año le llamaría “diciembra” la madre de todas las ansiedades.

alarm_clock_new_years_wake_up_electronic-128